Un mundo dominado por mujeres

Selección_064

Una de las cosas más lúcidas que he escuchado de los labios de un hombre. Ricardo Coler nos muestra un mundo distinto y placentero dominado por las mujeres. En mis artículos previos había deslizado que, en mi opinión, la humanidad va camino a una sociedad matriarcal. Una especie de lenta vuelta a los orígenes. Un regreso asumido a la organización social de aquellos homínidos agrupados en la pradera y rodeados de peligros. Los investigadores interpretan que las primeras conformaciones familiares estuvieron compuestas por hembras con las crías y rodeadas de varios machos. Allí no había esposa o pertenencia afectiva exclusiva entre dos miembros del grupo, porque todos se sentían parte del núcleo y las crías eran de todos. Las hembras decidían cuando y con quien y todo estaba perfecto.

No sé si nació allí, o se cultivó durante ese período de la incipiente humanidad, eso de que las hembras retienen, aglutinan, guardan y protegen, y que los hombres expanden, disgregan, exploran y avanzan. Lo cierto, es que la distribución de tareas se hacía en consonancia de las capacidades individuales y no por género. El hecho que las hembras se quedaran cerca del refugio en tareas de recolección y cuidado de las crías se debía a una situación funcional y no a su condición femenina. Imaginen a una hembra con un embarazo de seis meses corriendo a más no poder perseguida de un Tiranosaurus Rex, o de una de ellas huyendo con los talones pegándole en la nuca y cargando con una o dos crías. En cualquier caso las posibilidades de supervivencia femenina y de sus crías eran bien escasas.

Los machos exentos de las cualidades de gestar, amamantar y cuidar cultivaron otras que contribuían al bien común. Las de buscar y obtener un sustento más nutritivo y cuantioso aunque corriendo mayores riesgos. Lo que no quiere decir que hubiera hembras y machos mezclados en cualquiera de los dos grupos. Su labor era estrictamente funcional a su circunstancia y capacidades. Esa mínima y funcional organización grupal, que podemos denominar familiar, permitió que la incipiente humanidad superara ese primer estadío y avanzara un poco más.

¿Cómo es una sociedad en la que mandan las mujeres? Ricardo Coler:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s